Leyre Martínez

Valor Añadido

¿Sabes la diferencia entre cuánto cuesta una cosa, cuánto vale y cuál es su precio?

A menudo solemos confundir estos tres términos: ¿cuál es el precio? ¿cuánto vale? ¿cuánto cuesta?

Aunque lo que pretende el cliente o usuario es conocer el dinero que tendrá que pagar por el producto o servicio, lo cierto es que existen grandes diferencias entre estas tres preguntas y te las voy a explicar en este post.

Cunado nos referimos a que las cosas cuestan, queremos decir que tiene un coste y ese coste sale de sumar el precio del materiales, los servicios que tenemos que contratar, la mano de obra, infraestructura… e incluso la estimación del beneficio esperado. Este coste es el precio mínimo al que vas a vender tu producto o servicio y si vendes por debajo de lo estipulado por el coste estarías perdiendo dinero.

También tenemos el valor. El concepto valor es algo totalmente subjetivo y dependerá del cliente y de la “utilidad” que recibe a cambio de lo que paga. Es una medida de «lo máximo a lo que estoy dispuesto a renunciar por comprar el bien», y determinaría el «precio máximo al que voy a comprar». Porque si compras por encima de eso, estás renunciando a algo que valoras más que lo que vas a obtener a cambio (estarás perdiendo «utilidad»).

Y por último, también está el precio ques la cifra a la que se realiza el intercambio. Lo normal es que se sitúe entre el coste y el valor. Mientras eso suceda, las dos partes quedarán satisfechas: el vendedor cubre su coste y algo más (incluso mucho más en muchos casos), y el comprador se desprende de una utilidad menor de la que recibe a cambio.

¿Qué pasa cuando el valor percibido por mi cliente no llega a cubrir costes? 

Pueden pasar varias cosas: que tenga que replantearme márgenes, proveedores, servicios para bajar precio y ser un producto competitivo para que mi cliente se sienta atraído por lo que ofrezco o… que no me esté dirigiendo a mi cliente potencial y necesite una estrategia para encontrar al que sí valore lo que va a pagar.

Resumiendo: Antes de definir el precio de tus servicios inmobiliarios haz muchos números y empieza calculando el coste de dicho servicio: personal, alquiler, seguros sociales… y si conoces a tu potencial cliente podrás saber cuál es el valor que tiene para ellos este servicio. Haciendo una media entre los dos obtendrás el precio justo para que ambas partes salgáis ganando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat